En el mercado textil, uno de los principales productos que se comercializa, además de las telas, son los hilos. Existe un sinfín de posibilidades respecto a esta categoría, los hay desde los más básicos para hacer trabajos de costura domésticos, hasta aquellos que se utilizan para crear figuras complejas a través del bordado.

La mayoría de nosotros no ha reparado en todas esas posibilidades, a menos que pertenezcamos al ámbito de la costura. Por eso, la mayoría de nosotros se limita a conseguir un hilo del color de la tela a coser. Sin embargo, en esta ocasión, en Santa Cruz Guadalupe te queremos compartir algunos de los tipos de hilos que existen y sus características.

Hilo de ganchillo: utilizado en trabajos de crochet que requieren el uso de agujas de aluminio.

Hilo mouliné: formado por seis cabos cuyas hebras se van separado conforme los vayas necesitando al realizar labores de punto de cruz.

Hilos para bolillos: ideales para bordar en telas de algodón, poliéster o poliamida. Los puedes adquirir tanto en carretes como madejas.

Hilo perlé: disponible en diferentes grosores y colores con un aspecto brillante.

Hilo de algodón para tapicería: grueso y en colores mate. Compuesto por 5 hebras que no se deshilachan. Utilizado en labores de tapicería.

También puedes encontrar hilos de seda, de rayón, metalizados y otras opciones. Antes de adquirirlos, acércate al personal de Santa Cruz Guadalupe donde con gusto te orientaremos.